Sierra Nevada

 

Ruta: Trevélez - Chorreras Negras - Siete Lagunas -

           Mulhacén - Mirador de Trevélez - Trevélez

 

Ruta - Circular

Longitud - 23 km

Duración - 9:30h (Aprox.)

Desnivel - 2000 mts

Altitud máx. - 3479 mts

 

Comenzamos la travesía desde el municipio de Trevélez, situado a unos 1.550 metros, en la ladera sur de Sierra Nevada, siendo el pueblo más alto de las Alpujarras y a los pies del Mulhacén. Desde este punto sale un sendero que, en continuo ascenso, alcanza el paraje de las Siete Lagunas, desde donde atacar al Mulhacén.

El sendero alcanza una acequia con abundante agua que abastece estos parajes y los numerosos cortijos que se diseminan a lo largo de toda la ladera. Cruzamos la acequia y la senda transita cruzando numerosas vaguadas ricas en agua.

 Tras dejar atrás la zona de influencia de los cortijos y los pastos de invierno del ganado estrella de la zona: vacas, el sendero se interna en un paraje carente de arboleda, pastizales delimitados por vallados que, cada poco, es necesario cruzar. 

Pasando unos pinares comenzamos a ver las montañas grisáceas de las altas cumbres de Sierra Nevada. El sendero se inclina considerablemente.

Esta zona se la conoce por La Campiñuela donde aparecen piornos, pastos y borreguiles, vegetación esta almohadillada típica de la alta montaña. En esta zona destacan elementos etnográficos que cuentan la actividad humana típica en estos parajes: cultivos en bancales, acequias para transportar las aguas ladera abajo, cortijos construidos con la piedra de la zona, ganadería (vacas, caballos y ovejas)...

Y tras atravesar La Campiñuela, sus pastos, el río Culo de Perro y la acequia de Prado Llano, nos aproximamos al último escollo antes de alcanzar el paraje de la cañada de las Siete Lagunas y visualizar al gigante Mulhacén. Esta pared por la que se descuelga el agua procedente de las lagunas, la conforman las Chorreras Negras y los tajos del Contadero.


 Tras coronar las Chorreras, accedemos a uno de los lugares más hermosos de Sierra Nevada: la cañada de las Siete Lagunas. La gran laguna que se divisa al llegar es la Laguna Hondera. Los pastos verdes y la morfología del lugar (un enorme circo glaciar) embriagan los sentidos.

Zona de ascenso final al Mulhacén donde podemos apreciar la elevada pendiente y el terreno rocoso.

Una vez subido por una gran pendiente llegamos al Mulhacén (3.479 m.), vértice geodésico presente en la cota. Se relaja el pulso y se tranquiliza la respiración.

Desde ahi divisamos el Veleta, Alcazaba...

Una vez relajados y descansandos volvemos por diferente sitio hasta Mulhacén II y su vértice.

Bajamos hasta Mirador de Trevélez, una bajada cómoda, descendemos por la parte izquierda buscando Trevélez con una pendiente muy grande y larga hasta llegar al pueblo, final de ruta.