Sierra del Pozo

 

Ruta: La Trinchera - Tranco del Lobo

 

Ruta - Circular

Longitud - 17 km (Aprox)

Duración - 7:30h (Aprox.)

Desnivel - 627 mts

Altitud máx. - 1741 mts

 

Partiendo de la Trinchera cogemos un sendero que desciende hacia el Sur por la Asperilla entre un denso encinar. En una curva a la izquierda , lo abandonamos y seguimos rectos. Seguimos por ella, paralelos a un arroyo hasta el Vado de las Carretas, obviando un camino que sale a la izquierda. Una vez en el Vado de las Carretas, cruzamos un puente hecho con dos troncos unos metros río arriba. Una vez vadeado el río seguimos por la pista y tras superar un breve repecho llegamos a una zona sensiblemente llana. A nuestra izquierda vemos las ruinas de un gran cortijo, el de Poyo de Tribaldo, al cual nos dirigimos. Al Sur del cortijo, sale un sendero. Llegamos a una bifurcación de senderos a un excelente mirador al que asomarse. Tomamos el sendero de la izquierda, que asciende y seguimos en dirección Sur. Tras una amplia curva entre enormes ejemplares de pino laricio, llegamos a un cruce de senderos , y tomamos el de la derecha, para en breve salir a un carril que tomamos a la derecha. Seguimos por la pista hacia el Sur y tras una cerrada curva, tomamos un sendero a la izquierda. Al llegar a una zona más llana y despejada, vemos al Este la Cañada del Postero, a la cual nos dirigimos. En breve llegamos a la Cañada. Ahora toca un duro repecho por un sendero que transcurre todo el tiempo por el lecho del arroyo del Postero. Al final de la Cañada, empezamos a ir girando. Tomamos la pista a la derecha, para en breves metros obviar un carril que sale a la izquierda y que lleva al mirador del maqui. Llegamos a lugar abierto entre rocas y que es un magnifico mirador . Hacia el Este seguimos el mejor lugar para caminar , cerca del filo de los cortados en busca del inicio del sendero que se introduce en la cornisa del Tranco del Lobo. Tras unos cuantos metros de cornisa llegamos a la cueva y el impresionante arco de piedra. Ahora toca el descenso vertiginoso hasta el río Guadalentín. Una vez en el río, buscamos la mejor manera de vadearlo y tomamos a la izquierda la pista que hay al otro lado. En una pequeña explanada junto a la pista a la derecha , podemos salirnos de la misma y realizar los últimos metros por el sendero por el que iniciamos la ruta.

Información de Alex.